Clar0!0scuro

Author: Ilá Al-wálad /


Por las noches cuando el viento no sopla tan fuerte el silencio es total, y nosotros salimos a caminar sin rumbo por las calles de esta ciudad cuesta arriba, que no se detiene ni se olvida y que de alguna manera nos lleva en sus entrañas sin contarnos hacia donde. Aunque sin duda el error fue guardar todo en el mismo lugar, si hubiese usado la técnica fragmentaria de almacenamiento las cosas no estarían tan para la cagada, y al menos hubiese podido salvar algunas partes, pero qué más da, echamos la suerte y nos dice avanza hacia atrás, re-evoluciona.


Debería presentarme al menos para hacerte más fácil y atractivo el conocimiento de mi persona, pero temo fallar también en esto, ¿es posible fracasar incluso en la percepción de uno mismo? porque dudo de mi propia conciencia que es como unos pantalones, todos la llevan pero se la cambien según se les viene en gana, hay muchas clases de conciencia para elegir en el mercado. Ya estoy harto de todas esas farsas, al carajo con las razones que me convocan a relatar este intento.

¿Es penoso o no, saberse un dividido en fractales rimbombantes? Pero lo mejor de todo es ser ese fractal rimbombante que es uno, único e incorruptible, siempre atento a las grietas del mundo para corromperlo, es que estamos con la mierda hasta el cogote y no veo por donde saldremos de esta letrina global. Hablemos de política, de sexo de religión o de fútbol, pero hablemos de algo sin pausas, lleguemos al origen del problema y volvamos, no nos desviemos en el camino, por favor, que me es imposible ya acostumbrarme al ritmo sobre cortado de las conversaciones cotidianas, pues resulta que uno nunca llega a nada, el que pregunta ya no está interesado en su respuesta, como si preguntar fuese un ejercicio de vanidad auto apelativa, preguntas porque sí, por sólo revelarte preguntón, sin interesarte en el intercambio, pues tu tienes tu verdad, ¿qué te importa la mía?

Llegaremos otra vez al límite y nos responderemos sin interpretar nuevamente ningún signo. Estamos hastiados, estoy hastiado, incluyo y excluyo sin más, soy parte al fin y al cabo del movimiento anónimo de los fanáticos pro desenfreno.

Estás perdido, no hay fuerza capaz de recogerte, de sacarte a flote, serás siempre el que pudo ser, y a quienes consideraste respetables te refregaran tu propio desprecio en el rostro. Has fracasado en todos tus intentos y ahora qué. Qué intentaras para salvarte del odio de ti mismo, fanático conquistador de inocentes descarriadas.

Es que de pronto dejamos de entretenernos, ¿qué nos pasó? La lucidez quizás, el ombligo temblando de augurios inhibió de alguna extraña manera nuestras aficiones descontroladas. Es que juntos éramos un solo descontrol, fiesteros de lo cotidiano, luciérnagas nadando en las copas bigoteadas de los ambulantes bebedores. Todos fuimos uno y ya ni los olores de antaño nos son familiares. Qué nos pasó, qué fue lo que perdimos que nos impidió encontrarnos, deshacernos en la sonrisa de la tarde y renacer con el sol cada mañana para festejar el cumpleaños de nuestra soledad colectiva. Da pena, pero lo que pasó pasó, y eso de que todo tiempo pasado fue mejor lo creo, sin embargo las cosas que hoy me pasan parecen mejores que las de ayer. ¿Confundido? Algo así, lleno de sentimientos que se han podrido de tanto callarlos, la falta de contacto con eso que afuera llaman la vida, ese barullo de sensaciones escurridizas, esas ganas de no ser más uno para abrazarnos al carnaval total. Nos amamos a pesar de la época, y sin embargo flaqueamos, aspirando a no perdernos en las ruinas de este instante que aquí, ahora, se esfumó.

Por lo visto desembarcamos nuevamente en territorio desconocido, empezamos otra vez con el mismo ritual de acomodo, buscar un lecho, un plato caliente, un bar y, esperar a que las preguntas vuelen a escrutarnos. Cansados de explicarle al mundo quien soy y de donde vengo, invéntome ahora otro yo para mí.

Tengo la sensación de que si floreciéramos en primavera las cosas cambiarían, para mejor. Extraño tanto ciertas ventajas de ser uno mismo, el estar enchufado en un mundo en que los pares te reconozcan y que sin mirarte adviertan los pasos comunes que nos encontrarán a la vuelta de la esquina bailando el Kloketen. Qué deciros ahora, que todo pasó, qué inventaros para capturar la atención que anhelo, qué manifestar cuando no fuimos partícipes del hecho consumado. Palabras como granos de arena que le dan sentido a la playa toda. La única posibilidad de hacer magia hoy por hoy.

¿Que cuál es la idea? ¿Recuerdas? Has un esfuerzo por reconectarte con la tierra, convoca a tus ancestros inmolados en la lucha fatal contra el destino, conmuévete otra vez, renuncia a la calma, muévete, corre, sumérgete hasta las jaibas. ¡Inmediatismo ya!

Sí, no lo recuerdo, la verdad es que nunca registro lo inmediato, pues para eso no hay tiempo y por lo demás no me atrevo a mediatizar mi intimidad más íntima, por lo general lo que se deja leer es mentira, el proverbio es claro, si quieres trascender no escribas nada, guarda silencio tu honestidad. La tentación es grande y las farsas muchas, para desmantelar los equívocos tendremos que volver a empezar.

Por la mañana nos levantamos temprano y nos fuimos directo a la caleta, a mirar el mar desde cerca, marea alta, casi marejada, la espuma perforando la roca. Luego paseamos, fumamos, callamos casi todo el tiempo, recorrimos el mismo paisaje, la misma panorámica diaria de una y otra vez pero esta vez si que era especial, no podemos describirla, pues no la registramos en nuestra memoria de puro concentrados que estábamos en vivir el amanecer maldito del último adiós. Hasta ahí llegamos, me fui sin mirar atrás, no sé por qué, por hacerme el fuerte, para ocultar las lágrimas, me gritó te quiero y cuídate, le tiré un beso de espaldas y todo empezó.

3 comentarios:

Pauly! dijo...

Juan!
acabo de mandarte un mail. Ojalá ke lo veas y puedas responder.
Un abrazo y un beso.
Pauly

cristina damian dijo...

buenas salenas,
lo siento nostálgico y algo desanimado,
le escribiré un correo,
amor y caos.

ay dijo...

"si quieres trascender no escribas nada"...estoy completamente de acuerdo, si se pudiera. a veces es más fácil escribir que vivir.